0

La loca del puerto

Puerto

Puerto

Muchas personas consideramos el amor, uno de los sentimientos más puros y difíciles de encontrar pues desata sensaciones de felicidad, gozo, comprensión y muchos más volviéndonos capaces de hacer lo que sea necesario por encontrarnos o mantenernos cerca de la personas que nos hace sentir de esta manera y existiendo un sin número de estas historias sin documentar y dejándonos solo algunas cuantas como la siguiente en la que una mujer paso toda su vida esperando a su amado:

Todo comenzó cuando Guillermo llego al puerto de Michoacán en busca trabajo y donde se mantuvo durante algunas semanas de lugar en lugar empleándose en cada sitio que se requiriera ya que la mayoría de sus trabajos eran de manera temporal y donde un día termino conociendo a María con quien mantuvo una relación quedando profundamente enamorados el uno del otro y manteniéndose juntos en cada instante que tenían libre, hasta que un día consiguió trabajo en un buque que zarparía a la mañana siguiente y obligándolos a despedirse por la madrugada antes de su partida prometiéndose que muy pronto se reencontrarían y seguirían su amor.

Los días transcurrían y María pasaba cada segundo mirando hacia el muelle esperando a Guillermo mientras trabajaba, comía e incluso pasando a visitar el lugar durante las noches pensando que finalmente lo encontraría arribando. Iniciaron a transcurrir meses y posteriormente años y por su cabeza solo cruzaba la ilusión de volverse a encontrarse con su amor, comenzando a notarse los años transcurridos en su cuerpo y empezando buscar la forma en que el la reconociera cuando llegara, decidiendo vestir a diario con la misma ropa con la cual se despidió de el en aquella madrugada en la que zarpo y esperándolo hasta el día de su muerte sin saber que aquel hombre había fallecido muchos años atrás ahogado cuando su barco se hundió perdiéndose en medio del mar.

Muchas veces intentaron llevarse a María de aquel muelle, pero sin importar cuanto batallaran por sacarla del sitio ella terminaba regresando diciendo que nunca le había hecho daño a nadie, forzando a las personas del lugar a aceptar que jamás se iría e incluso dejando a mucha gente afirmando haberla vuelto a ver después de su fallecimiento mirando hacia el mar, esperando hasta reunirse con su amado Guillermo.

Hoy en día esta leyenda se sigue narrando y contando entre las personas de diversas ciudades siendo mejor conocida o titulada como “La loca del puerto” pero ustedes que opina acerca de ella ¿Realmente creen que es una forma apropiada para referirse a ella?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *