0

La novia. Historia de una asesinato

La novia asesina

La novia asesina

Las bodas son un hecho muy importante en la vida de todo hombre y mujer. Algunas son muy lujosas otras un poco más modestas, pero sin importar la clase social es un evento en el que la novia y el novio, dos personas que se aman, se unen ante los ojos de dios como una pareja, jurándose fidelidad hasta que la muerte los separe, es por ello que en esta ocasión les traigo la historia acerca de la novia que nunca pudo casarse con el hombre al que amo en vida.

Todo comenzó en Tiltepec donde Jimena y Pedro pasaba las horas paseando y mirándose fijamente completamente enamorados, absorbidos en un mar de sueños donde se encontraban compartiendo una vida juntos hasta que un día el joven le propuso matrimonio a su enamorada que sin dudarlo ni un segundo le respondió llena de alegría que le encantaría vivir a su lado, pasando ser simplemente la novia a ser su esposa.

Con esto los preparativos de la boda se iniciaron y ambos chicos estaban de aquí para allá, eligiendo solo las mejores cosas para su gran día, nada era demasiado bueno para los enamorados hasta que una tarde Jimena recibió la peor de las desilusiones al encontrar a su novio acostado en la cama de su mejor amiga. Llena de rabia al mirar esta escena tomo un gran palo e insultándolos y gritando los inicio a golpear hasta que después de un rato volvió en sí y se percató que la habitación estaba llena de sangre y al frente dejo dos cuerpos completamente desfigurados e irreconocibles.

Cualquiera podría pensar que esto la dejaría perturbada pero fue todo lo contrario y con una actitud fría arreglo la habitación y tomo los cadáveres envolviéndolos perfectamente en una bolsa, para deshacerse de ellos teniendo mucho cuidado de que nadie se percatara de su presencia.

Los días transcurrieron y Jimena continúo haciendo los preparativos de la boda, fingiendo no poder ver a su amado como dicta la tradición. La hora finalmente llego Jimena se puso su vestido de novia, arreglo su cabellos y llego en una hermosa limusina hasta la iglesia donde entro aproximándose al altar mientras los invitados iniciaron a burlarse de ella a medida que avanzaba y le gritaban en tono sarcástico “Que viva la novia” por haber sido plantada. Humillada atravesó las calles hasta llegar a su casa donde se encerró en su habitación para quitarse la vida.

Ambos enamorados terminaron sin vida pero la historia apenas comienza para los invitados por que cada uno de ellos fue pereciendo en un sin número de accidentes y formas inexplicables, algunos fueron víctimas de asaltos, otros padecieron enfermedades hasta que finalmente desaparecer todos y con lo que en aquella iglesia en punto de las nueve de la noche y hasta la última campanada de la media noche se comienzan a escuchar aquellas burlas y gritos diciendo “Que vivan la novia”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *