1

La leyenda de la quemada – La calle de la quemada

En muchos lugares. Los nombres que llevan las calles por las que transitamos, se basan en personajes históricos, artistas famoso e incluso debido a acontecimientos que ocurrieron dentro de algunas de ellas, como es el caso de la calle de la quemada, un lugar donde se desarrolló un trágico suceso que con el pasar de los años se transformó en una leyenda.

La leyenda de la quemada

La leyenda de la quemada

Los acontecimientos

Los acontecimientos ocurrieron en la hoy conocida 5a. Calle de Jesús María de la ciudad de México, lugar en el que durante el siglo XVI llego Beatriz, una joven de alrededor de los 20 años junto a su padre Gonzalo Espinoza de Guevara, el cual contaba de una buena posición económica y gran fortuna.

Beatriz por otro lado, siempre fue una hermosa mujer, que radiaba felicidad y principalmente, gozaba de un alma noble, que ayudaba a las personas que lo requerían, motivo por lo cual los pretendientes no se hicieron esperar, todos y cada uno prometiéndole inmensa fortuna y prosperidad, si correspondía con su afecto, a sus propuestas. cada uno más y más enamorado que el anterior, hasta que se presentó ante ella Martin de Seópolli, un noble italiano que al igual que los anteriores, le prometió la más inmensa felicidad, pero a diferencia de todos los otros, este inicio a custodiar su casa cada noche enfrentando a los pretendientes de Beatriz, lo que lo llevo a enfrentarse en innumerables encuentros de espadas en los que siempre logro salir triunfador, lo que desencadeno que cada mañana se hallara a un hombre herido o muerto, justo en la entrada de la casa de la joven.

Los días pasaban y estos acontecimientos se repitieron una y otra vez, los fallecidos no dejaban de surgir y angustiada por tanta sangre derramada por su causa, y sintiéndose responsable de aquellas tragedias, Beatriz aprovechando la ausencia de su padre tomo algunos carbones que se encontraban en un anafre, los llevo hasta su habitación y llena del dolor más profundo y deseando que las muertes cesaran, agacho la cabeza sobre ellos y quemo su rostro para extinguir su belleza que provoco tanto sufrimiento.

Los gritos de la joven se escucharon en toda su casa, los sirvientes de esta no tardaron en prestarle ayuda, y su padre al ser notificado llego lo antes posible para socorrerla, pero a diferencia de lo que podrían pensar, Martin de Seópolli no se alejó de ella y en cuanto tuvo oportunidad le dijo:

-Yo te amo por tu forma de ser y no por tu belleza

La joven en ese momento, supo que aquel hombre la amaba incondicionalmente, y que nunca fue su belleza lo que la volvió tan especial para él, por lo que al poco tiempo estos dos terminaron casándose.

Se dice que el día de su boda, Beatriz llevaba un hermoso vestido totalmente blanco, junto a un velo del mismo color que cabrío su rostro en todo momento, y posteriormente siempre se le pudo mirar con uno de color negro.

Vídeo

 

Mas fuentes: https://marianoflores.wordpress.com/2011/07/01/la-calle-de-jesus-maria/

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *