0

El puente que hizo el diablo

El puente que hizo el diablo

El puente que hizo el diablo

Desde el inicio de los tiempos el demonio ha hecho actos de aparición en diversos lugares de la ciudad, presentándose ante aquellos que se sientes desesperados por alguna situación que los aqueja o necesitan lograr cometidos que solo su inmenso poder podría cumplir sin embargo no olvidemos que este siniestro ser también pide a cambio de sus favores diferentes sacrificios por los que tendremos que pasar para lograr nuestros cometidos, es el caso de la siguiente leyenda en donde les relatare uno de esos eventos que muchos podríamos considerar milagrosos pero que fue producto de un pacto que pudo condenar a un hombre a pasar la eternidad en el infierno.

Todo comenzó Navacoyan durante los tiempos de la colonia cuando el gobernados del pueblo ubicado en el costado izquierdo del rió del Tunal se percató de que era necesario mantener una mejor comunicación con el pueblo vecino ubicado al otro lado del rió teniendo un lugar seguro por el cual cruzar, obteniendo así una ventaja estratégica, importancia comercial, económica y geográfica y provocando que se iniciara una larga búsqueda para elegir al albañil adecuado para el trabajo. Muchos maestros en la albañilería intentaron construir dicho puente pero debido a las turbulentas aguas y la falta de experiencia en esta clase de proyectos hacían de este un trabajo monumental que no cualquiera podría lograr.

Un día después de un nuevo fracaso, llego un desconocido maestro albañil que a pesar de todos los casos fallidos anteriores y los comentarios de las personas que le advertían que era algo imposible de lograr decidió hacerlo solo pensando en que su amplia experiencia seria lo suficiente para conseguir tal proeza, así que sin pensarlo dos veces se dirigió hacia la oficina del gobernador donde redactaron un contrato en el que se estipulaba la fecha de entrega de la obra así como la sanción a la que se aria acreedor de no conseguirlo.

Así fue como este hombre inicio rápidamente sin perder ni un minuto a realizar los cálculos para la compra de material e comenzó a contratar gente que le ayudara a construir de inmediato sin saber que en medio de la obra surgirían problemas que no le permitirían concluir a tiempo la construcción y perdería la mayor parte de las ganancias por terminarlo después de lo establecido. Una noche mientras pensaba acostado al pie de un árbol como darle solución a este enorme problema se percató de que solo con ayuda de un milagro podría concluirlo y muerto de desesperación a lo lejos pudo mirar una llamarada que se inició sin razón alguna y de la cual surgió una sombra que se aproximó lentamente descubriendo a un hombre que le entrego un contrato mientras le decía que se encargaría de su problema antes de que cantara el gallo a cambio de que le entregara su alma, a lo que el acepto creyendo imposible tal cosa y solo quedando estupefacto ante la velocidad con que este siniestro ser inicio a montar el puente y que en uno cuantos minutos su alma le pertenecería, muy asustado busco a un gallo que llevaba consigo en ese momento y con gran rapidez lo despertó arrancándole algunas plumas y provocando que este cantara justo antes de que el demonio concluyera salvando así su alma.

Es importante mencionar que existe una segunda versión de esta misma leyenda en la que el diablo concluyo la obra y reclamo a la mañana siguiente el alma de aquel hombre dejando su cuerpo a un costado del puente para que los pobladores lo hallaran y arrebatándoselos un segundo después arrastrado por el rió.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *