0

El puente Ara

Puente ara

Puente ara

Hasta la fecha no se tienen datos exactos de cuantos muertos existieron durante la época de la revolución, pero según los censos poblacionales de 1910 y 1921 durante ese tiempo el número de personas en el país descendió de 15.160.369 en 1910 a solo 14.334.780 en 1921 dejándonos una cifra de 825.559 menos habitantes, aunque según otros estudios se calculan que fueron aproximadamente entre un millón y dos millones los que murieron en estas sangrientas batallas que dejaron a muchas familias sin algunos de sus seres queridos y otros lugares con seres del mas haya que regresaban para cobrar venganza en toda aquella persona que se encontraran en su camino. En esta ocasión por esto les traigo una leyenda de uno de aquellos fantasmas de los revolucionarios que despertaban al caer la media noche para atormentar a todo aquel que tratara de cruzar por un viejo puente.

Según la tradición oral cuenta que una tarde un campesino caminaba por el mercado del pueblo adquiriendo víveres y artículos necesarios para su hogar en compañía de su mula, comprando aquí y buscando haya siempre procurando encontrar las mejores ofertas entre los diferentes comerciantes con los que regateaba lo más posible para ahorrase hasta el último centavo que pudiera y dejando pasar el tiempo sin percatarse de que la noche se aproximaba rápidamente y pronto tendría que volver corriendo a su vivienda ubicada al otro lado de un pequeño riachuelo que se vería forzado a cruzar a altas horas de la noche de no apresurarse.

Fue así como el hombre inicio su viaje por el campo, pasando hermosos paisajes que pronto desaparecerían en la oscuridad de la noche, dejándolo solo con una luna llena que alumbraría su camino y el sonido de los grillos que cantaban sin cesar hasta llegar al viejo puente donde según antiguos relatos de los pobladores se aparecían los espíritus de viejos revolucionarios que fueron masacrados en ese sitio a media noche y a los que sin darle gran importancia ignoro aproximándose paso a paso sin miedo alguno hasta que su mula inicio a sacudirse intentando correr al lado opuesto abandonando a su amo el cual se percató de la sombra de un hombre que se acercó a él lentamente mientras iniciaba a soplar un viento muy frio que erizaba su piel e inicio a sentir un gran látigo azotando su cuerpo dejándole grandes marcas en su espalda hasta que logró huir del lugar solo agradeciendo no haber encontrado la muerte en tal horrible experiencia.

Según esta leyenda hay quienes afirman que el puente se encontraba ubicado al costado de un cementerio muy antiguo que databa de la revolución y que el campesino había pensado originalmente que se trataba de un asalto por lo que el hombre le inicio entregar sus pertenencias sin conseguir respuesta alguna de aquella sombra que lo golpeo con gran rabia hasta que prefirió huir y pasar la noche en el campo volviendo a la mañana siguiente a casa donde le conto a si familia los cuales no le advirtieron de que otros pobladores ya habían pasado por experiencias similares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *