0

El degollado de la noria

Calavera

Calavera

El degollado de la noria es una leyenda que nos cuenta el trágico destino de un chico que nunca supo valorar a su madre y que murió de una forma tan aterradora que dejo su pobre alma vagando en compañía de la muerte solo para advertirles a todos en su pueblo cuando ella se aproximaba y no les ocurriera el mismo destino que el sufrió.

Esta historia comenzó cuando María fue enviada a vivir a casa de su tía en compañía de su primo Manuel quien la maltrataba buscando la manera de hacerla llorar, en algunas ocasiones le colocaba arañas en su ropa, en otras le arrojaba lodo o tierra pero lo que más le disgustaba a María de su primo no eran las humillaciones que le provocaba a menudo si no que era tan holgazán que sin importar que tan enferma de salud se encontrara su madre no era capaz de mover ni un dedo para ayudarlas y dejándoles todo el trabajo a ellas.

Una noche su primo llego cayéndose de borracho, exigiendo que le prepararan de comer mientras las insultaba a ambas diciéndoles que eran una buenas para nada hasta que se terminó enfrascando en una pelea de palabras con su madre a quien le deseo la muerte gritándole que sería mejor que se enfermara aún más y se muriera para que le dejara su casa como herencia y pudiera hacer de su vida lo que le plazca, motivo por el cual su madre lo hecho de su hogar enviándolo a un cuarto que se encontraba al otro extremo de su terreno donde ya no le causaría problemas pero volviendo furioso a la mañana siguiente reclamando en forma violenta que lo despertó con todo el ruido que hacían a lo que su madre le contesto que jamás se había acercado a donde lo mando a dormir y saliendo de la habitación para que hiciera su rabieta solo, mientras María salía disimuladamente a comprar algunos víveres al mercado donde pudo escuchar a un grupo de señoras hablando que durante la noche habían escuchado a la carreta de la muerte merodeando por el pueblo y enterándose ahí mismo que esta era tirada por un grupo de caballos negros con ojos de fuego anunciando que alguien muy pronto morirá en el pueblo.

María muy preocupada por lo que escucho fue a visitar a su primo Manuel para contarle lo que había escuchado y advertirle, que no saliera sin importar que ocurriera pero este sin siquiera prestarle un minuto de atención la saco de su habitación gritándole que él no se tragaba esos cuentos y que el aria de su vida lo que quisiera. Extrañamente esa noche los animales se iniciaron a poner muy inquietos, el viento comenzó a soplar de manera incontrolable y tornar muy frio el ambiente hasta que en punto de la media noche se iniciaron a escuchar relinchidos de caballos que pasaban galopando velozmente hasta detenerse justo frente a la puerta del primo de María el cual salió gritando que lo dejaran en paz y con un movimiento fulminante siendo decapitado por la muerte dejando su cabeza con una expresión llena de horror a un costado de su cuerpo hecho trizas que fue encontrado por los pobladores a la mañana siguiente.

A partir de ese momento se dice que el alma de aquel chico quedo en pena y se mantiene todo el tiempo en el carruaje gritando justo antes de su llegada para advertirles a todos los incautos que aquel ser que le arrebató la vida se aproxima y deben salir de su camino para no compartir su mismo destino.

Esta leyenda es algo trágica y considero que es una pena que algunos no sepan valorar a sus madre como lo merecen, pero al mismo tiempo con ella recordamos que todo se paga en esta vida y las malas acciones que cometamos pueden ser la causa por la que muy pronto perdamos la vida como fue el caso de este chico que no quiso escuchar la advertencia de su prima quedando a la merced de la muerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *