0

El campanario maldito


El campanario maldito

El campanario maldito

Desde hace muchos tiempo las iglesias han hecho uso de campanas para convocar a todos sus fieles a acompañarlos a la sagrada misa, en donde rezan, le agradecen a dios por todas las cosas recibidas y recuerdan las palabras de dios, sin embargo estos lugares no están exentos de tener almas en pena, que se mantienen en el lugar como es el caso de la siguiente leyenda que aconteció en uno de tantos conventos que sus pobladores iniciaron a llamar el campanario maldito.

Todo comenzó un día cuando el padre Ernesto preparaba todo para recibir en la iglesia a unas visitas que pasarían la noche el lugar y por las cuales estaba muy apresurado limpiando, sacudiendo y cambiando las cobijas de cada habitación que se utilizaría, las horas pasaban y lo que inicio muy temprano por la mañana termino hasta las cinco de la tarde unos minutos antes de que sus invitados llegaran. Finalmente llegaron y con una gran sonrisa y con mucha cortesía los invito a pasar notando que había llegado un huésped adicionalmente con el que no contaba y preguntándoles como les había ido en su largo viaje a lo que ellos le contestaron que fue una travesía bastante cansada y llena de obstáculos, platicaron durante horas recordando viejos momentos, poniéndose al tanto de los nuevos acontecimientos en sus vidas y no olvidando cuales serían sus nuevos planes, el tiempo seguía transcurriendo y en un abrir y cerrar de ojos la noche callo y el sacerdote Ernesto les asigno a cada uno su propia habitación cediéndole la suya a su huésped adicional y decidiendo que el dormiría en el viejo campanario llevándose un par de cobijas y tendiendo en el suelo algunas colchonetas.

A si fue como el padre Ernesto se dirigió al lugar donde dormiría tomando un camino algo descuidado que lo llevaría hasta una escalera maltrecha por las que tendría que subir con mucho cuidado mientras esquivaba algunos obstáculos para finalmente llegar a un viejo cuarto con piso de madera muy obscuro pero con todo lo necesario para no sufrir a causa del frió y donde coloco un par de almohadas y se dispuso a descansa cayendo en un profundo sueño del que no despertó hasta las tres de la madrugada sintiendo una presencia que lo observaba desde un rincón de aquel sitio y en el que se formaba la silueta de un ser espectral. En ese mismo momento un grito desgarrador se escuchó por todo el lugar despertando a los huéspedes que dormían apaciblemente en sus habitaciones y provocando que salieran corriendo en busca del padre Ernesto al que encontraron en el pie de las escaleras con una cara completamente pálida, llena de horror y espanto sin poder decir una palabras hasta que finalmente lo dijo con una vos muy baja y casi imperceptible… CIERREN EL CAMPANARIO.

Muchas personas desde ese momento han tenido la inquietud de saber que fue lo que el padre Ernesto miro en ese lugar, pero desgraciadamente el jamás volvió a tocar el tema y cada vez que le preguntaban solo cambiaba de conversación, dejándolos con la curiosidad hasta que finalmente después de muchos años falleció y se llevó el secreto a la tumba.

Hoy en día muchos curiosos han cuestionado la decisión del padre Ernesto al haber cerrado el paso hacia el campanario, pero hasta la fecha se ha respetado la decisión de aquel hombre y lo han dejado sellado, sin embargo la pregunta a esta interrogante seria, ¿si ustedes tuvieran la oportunidad de entra a este sitio la tomarían? ¿creen que el campanario maldito sea un sitio al ahí que temer?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *