0

El ánima del puente

Anima

Anima

Según el latín anima significa alma por lo que cuando hablamos en una leyenda de estas nos referimos a una persona que ya no está con nosotros acompañándonos y hace referencia a un fantasma que recorre el mundo o cierto lugar buscando descansar en paz en ocasiones pidiendo auxilio a personas frente a las que se manifiesta de diversas formas por ello en esta leyenda les relatare como es que un hombre se encontró el ama de su cuñado que le pidió en repetidas ocasiones que le hiciera un favor para finalmente poder descansar en paz.

Todo inicio una día cuando un hombre llego muy sobresaltado a la iglesia donde pidió con desesperación al padre para que lo confesara y donde le relato una extraordinaria historia que dejo al sacerdote completamente sin palabras por lo que al terminar su relato el padre le pidió que volviera al día siguiente para repetir su confesión con otros párrocos que deberías escuchar también lo sucedido. Algo extrañado y sorprendido por la petición el hombre salio volviendo a casa donde pronto callo la noche y se recostó para descansar mientras pensaba el motivo por el cual el sacerdote le había hecho tan extraña propuesta, las horas pasaron y pronto llego la mañana por lo que se despertó, tomo un baño y se dirigió a confesarse por segunda vez justo como el padre se lo había solicitado y donde relato lo siguiente.

Hace algunos años uno de mis primos falleció debido a un accidente que ocurrió en el lugar donde trabajaba dejando a su esposa y su pequeña hija desamparadas, ambas lloraban desconsoladamente por lo que yo me encargue de vestir su cuerpo con uno de sus trajes y mientras lo hacía me pareció escuchar su vos en mi cabeza y me imagine que se trataba de uno de esos momentos en los que uno alucina debido a la tristeza por lo que no le preste ninguna atención y seguí poniéndole su ropa y arreglándolo para su entierro horas más tarde. Lo raro es que hace unos días pase por el puente de Silva en el que cuentan las personas que aparecen fantasmas por la noche y se escuchan lamentos en cualquier momento y en ese lugar escuche una vez más la voz de mi primo gritando de dolor y lamentándose mientras me pedía que organizáramos nueve misas rezando por su alma para que pudiera descansar en paz.

El grupo de sacerdotes escuchaban con atención el relato y una vez que el hombre termino se reunieron durante unos minutos alejándose de él e iniciaron a comentar lo sucedido entre ellos hasta que después de un momento se acercaron a él y le pidieron que los guiara hasta la tumba de su primo donde comenzaron a rezar durante una hora y durante las próximas semanas se realizaron las nueve misas solicitadas por el alma de su primo quien ya no volvió a escucharse nunca más.

No sabemos a ciencia cierto el motivo por el cual el primo de aquel hombre no podía descansar en paz, pero es una hecho interesante el saber que muchos de los que consideramos cercanos a nosotros pueden volver para pedirnos ayuda aun que me imagino que la mayoría aun siendo un familiar se acercarían a él con cierto temor a los desconocido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *